Hoy quiero invitarte a que cada mañana elijas sentirte bien. Elegir sentirte es no resistirte a nada, permitir que las cosas que aparecen a diario sucedan y tomar lo mejor de ellas. Suena algo muy loco esto, pero en la medida que dejamos que las cosas se acomoden de manera casi mágica nos enfocamos solamente en hacer aquellas cosas que nos generen satisfacción, alegría y, por ende, impulsen nuestro sentido de la creatividad, nos conecten con esa ilusión y la pasión de aquello que realmente queremos hacer alimentando con la energía necesaria para llevar adelante el día y en consecuencia atraer lo mejor de la manera simple y con el menor esfuerzo

Desde el momento en que decidí elegir sentirme bien, me ha permitido a partir a través de esa elección personal, ponerlo en la prioridad número uno de mi vida, porque si yo estoy bien todos y todo está bien a mi alrededor. No depende de cómo nos trate el día, de cómo se muevan nuestras finanzas, ni de las circunstancias actuales e inclusive, lo importante es como gestionas ese día que está por llegar.

Elegir es una decisión personal y como tal  decisión, parte del principio de que sólo tú puedes dar poder a alguien o algo que pueda cambiar esa decisión.  No significa que no vas a sentir, no. Se trata de cómo vas a gestionar esa sensación, esa emoción que imprime en ti algo que te hace cambiar tu estado de ánimo. Es algo que realmente sólo con la práctica consciente podemos ir trabajando.

Elige tomar el control

Esto se basa en algo muy sencillo, el de elegir sentirnos bien es realmente con la práctica es lo que permite que este proceso de inversión tenga los resultados que queremos. En el momento que puedes detectar qué es lo que promueve un cambio de ánimo en ti, qué nos está paralizando, qué pensamiento o que acción o palabra de otra persona nos saca de ese lugar donde queremos estar, empezarás a través de esa observación a tomar control de la situación, aun cuando todavía te afecte emocionalmente.

Al hacernos conscientes de ello no nos resistimos a esa acción o a esa palabra y con seguridad que de a poco irá perdiendo fuerza hasta que nos damos cuenta de que no nos ha de importar lo que otros digan o piensen. Y sobre todo lo que nosotros empezaremos a pensar y a decir de nosotros mismos. Elegir sentirse bien parte de algo tan natural como la dinámica de los niños en sus primeros días, fíjate la alegría con la que estos niños se divierten.

Basta con observar su dinámica de entretenimiento donde cada uno de ellos simplemente quiere porque elije sentirse bien. Los niños son el mejor ejemplo de una elección de una decisión de sentirse bien, ellos eligen hacerlo porque viven el momento presente, ellos como nadie, están en la labor de hacer de cada momento un espacio de tiempo especial.

Ellos pueden en algún momento sentir el regaño de sus padres, molestarse, gritar y hasta llorar porque no pueden hacer lo que quieren, pero al poco tiempo, a los pocos minutos están de vuelta sonriendo agarrarte de la mano para que vuelvas a jugar con ellos. Es una invitación constante a vivir el presente, es una invitación constante a elegir sentirse bien.

Elige sentirte bien como lo hacen los niños

Les invito en la oportunidad que tengan a que vean como un observadores consciente las dinámicas de los niños pequeños y a partir de allí comiencen a conectar con esa inteligencia que ellos a través de sus propias elecciones, les permite tomar la decisión de elegir sentirse bien.

Elegir sentirse bien es una elección consciente que requiere de todo el amor incondicional por nosotros mismos.

Escrito por: Santiago Fernández Castro

Querid@ amig@:

Te invito a suscribirte a mi blog, en el que comparto contenido que desarrollo con mucho cariño, desde mis experiencias y reflexiones como empresario, líder consciente y ser humano.

Quiero agradecerte por dejarme ser parte del cambio en tu vida.

Deja tu comentario